LULA una historia real

Estan entre nosotros, siempre lo han estado, entidades de otros mundos.

LULA
Conozco a Lula desde 1973.
Había sido invitado a hablar sobre mis experiencias en las investigaciones acerca
del fenómeno OVNI, a casa de un amigo inglés, ingeniero de profesión, en la ciudad
de Caracas. Con ese motivo él había invitado además a un grupo de personas
interesadas en el tema. Uno de los invitados fue Lula, que se suponía vendría con su
esposo, que aunque no tan interesado como ella, de vez en cuando hablaba de cosas
muy interesantes sobre estos mismos temas, por las que se veía que conocía a fondo
el asunto.
Lula vino, pero sin su esposo, y participó activamente en la conversación que tras
mi charla se entabló entre todos los que habían asistido. Nos despedimos y en ningún
momento pude yo sospechar que precisamente por aquellas fechas estaba ella siendo
testigo directo y en cierta manera actriz principal en un interesantísimo drama en el
que el otro actor era un «extraterrestre», con todas las reservas que esta palabra me
produce.
Habrían de pasar casi diez años antes que volviese a ver a Lula, esta vez en
Madrid, tras el programa «Medianoche» de Antonio José Alés en la Cadena SER.
Lula me llamó por teléfono diciendo que quería hablar conmigo al día siguiente.
Durante todo ese tiempo yo había sabido de ella en muchas ocasiones, por comunes
amigos que comenzaron a hablarme de su interesantísimo caso.
Todo había empezado a principios de los años setenta, en el Museo de Carrozas
que existe en el Palacio Real de Madrid. Lula estaba tomándose unas vacaciones,
para descansar un poco de las muchas tensiones a que últimamente se había visto
sometida, por las malas relaciones con su marido. Las disputas eran casi constantes y
la gran diferencia de edad entre ellos agravaba aún más las cosas. Aunque el tener
que separarse por unos días de sus pequeños hijos era algo que le disgustaba, tomó la
decisión de ausentarse para poder reflexionar mejor acerca de la situación y para
poder serenarse.
Aquella tarde el museo estaba prácticamente vacío. Lula se había detenido ante
un viejo landó cuando oyó las pisadas firmes de alguien que lentamente se acercaba
hacia donde ella estaba. A medida que los pasos se aproximaban sentía como si
verticalmente le clavasen un puñal helado a lo largo de toda la columna vertebral.
Pero no se volvió. Únicamente miró de reojo hacia abajo para ver si podía
distinguir quién estaba situado detrás de ella. Sólo pudo distinguir los lustrados
zapatos de un hombre pero no levantó la vista para verle la cara.
Conmocionada por la fuerte impresión física que había recibido y al mismo
tiempo intrigada por quién podría ser aquel individuo que le había causado semejante
conmoción interna, se alejó del lugar y salió al jardín, sentándose en el asiento de un
viejo trenecito que por aquellas fechas se hacía aún circular, en un breve recorrido
para los turistas. Sacó un libro y se puso a leer.
Al poco rato, el desconocido se acercó a donde ella estaba y sin decir nada se
sentó en el asiento de al lado, a pesar de que había muchos otros vacíos, ya que a
aquella hora ellos eran prácticamente los únicos visitantes del museo.
Lula volvió a sentir la misma fuerte impresión a lo largo de toda su columna
vertebral. Pero no levantó la vista del libro a pesar que se hallaba francamente
molesta por la falta de delicadeza de aquel desconocido. Para entonces, ya había
podido caer en la cuenta de que se trataba de un hombre joven, extraordinariamente
alto y muy bien trajeado.
Tras unos instantes, el desconocido rompió el tenso silencio:
—Señorita, ¿de dónde es usted?
Lula tuvo la tentación de enviarlo al infierno pero se contuvo y no dijo nada. Y de
nuevo oyó la voz:
—¿Es usted española?
Un largo silencio. Lula estaba dispuesta a no cambiar palabra con aquel
impertinente desconocido. Pero de nuevo se oyó su voz pausada:
—No. Usted no es española. Ni tampoco francesa... ni italiana.
Hubo otro silencio.
—¡Usted es venezolana!
Lula saltó como un resorte al verse así descubierta por alguien a quien no había
visto en su vida y que además le estaba resultando no sólo inquietante sino hasta
repulsivo, por lo atrevido y desconsiderado.
De una forma hostil, como si no creyese lo que le decía, replicó:
—¿Cómo lo sabe usted? Y además, ¿quién es usted?
—No importa quién soy ni cómo lo sé. Lo cierto es que usted es venezolana.
—Sí, lo soy, pero no tengo intención de hablar con usted si no me dice quién es y
sobre todo cómo ha logrado saber que soy venezolana.
El extraño —al que en el futuro llamaremos Jorge, aunque el nombre que él usaba
no fuese ése— dijo cómo se llamaba, pero mantuvo su hermetismo en cuanto a sus
orígenes, defendiéndose con evasivas a las preguntas de Lula referentes a muchos
pormenores de su vida.
La conversación que había comenzado tensa, acabó distendida y mucho más
animada. Cuando al cabo de un buen rato llegó el momento de cerrar el museo se
despidieron cortésmente en la acera. Al cabo de unos días Lula se volvió para su
tierra y pasado un tiempo se había olvidado por completo del extraño incidente en el
Museo de Carrozas.
Transcurrieron varios años. Lula daba una recepción en su gran casa de Caracas y
se encontraba aquella tarde muy ajetreada atendiendo a los detalles de la fiesta,
cuando le dijeron que la llamaban por teléfono.
Al otro lado había una voz desconocida:
—Hola Lula, ¿me recuerdas?
—Por la voz no.
—Soy Jorge.
—¿Jorge? Conozco a varios Jorges y además hoy vienen muchas persona a la
fiesta y no sé si serás una de ellas, pero no caigo... ¿Nos hemos visto alguna vez?
—Sí, nos hemos visto y somos viejos amigos. ¿Recuerdas la visita al Museo de
Carrozas de Madrid?
Lula recordó en un instante el extraño episodio vivido en Madrid varios años
atrás, pero preocupada como estaba con la fiesta de la noche le pareció que era una
mala suerte el que precisamente aquel día volviese a presentarse aquel raro hombre.
Se le ocurrió una idea:
—¿Por qué no vienes esta noche a la fiesta y así, aparte de vernos, tienes ocasión
de conocer a mucha gente interesante? Porque me imagino que no te sobrarán amigos
aquí en Caracas.
—Perfecto. Allí estaré puntual.
Cuando Lula colgó, se felicitó a sí misma por haber encontrado tan rápida y
brillantemente solución al problema. A los cinco minutos, embebida en la preparación
de los canapés y demás detalles de la recepción, ya se había olvidado de la llamada de
Jorge.
Llegó la hora de la fiesta. Lula y su marido recibían uno a uno a los huéspedes a
medida que iban llegando. Estaba saludando en la puerta a uno de ellos, cuando a sus
espaldas sintió como un viento helado que se le metió como una daga por la columna
vertebral. Instantáneamente recordó la experiencia tenida en Madrid. Se volvió,
rápida, y allí estaba Jorge sonriéndole.
Terminó la fiesta sin nada de particular, como no fuese el extraordinario atractivo
que Jorge demostró ejercer sobre todos los asistentes, y se despidieron. En la puerta
le anunció que su estancia en Caracas no era pasajera sino que intentaba quedarse a
vivir allí.
A partir de aquel día comenzó a asediarla para que se divorciase del hombre
hosco y viejo con quien estaba casada. Constantemente le repetía: «Salte de ese viejo
inmueble», refiriéndose, en parte, a la gran casa en que vivía, situada en uno de los
mejores barrios residenciales de la capital, y en parte a su marido, que como dijimos,
le llevaba bastantes años de edad.
Lula al principio no le prestaba oídos, pero como las disputas y las diferencias
con su esposo eran cada vez mayores, acabó divorciándose, entablando
posteriormente relaciones con Jorge, que culminaron en boda al cabo de algo más de
un año.

Por todo lo dicho hasta aquí no tenemos derecho alguno a sospechar que Jorge no
fuese un ser humano ordinario y a equipararlo con las extrañas entidades a las que
nos estamos refiriendo en este libro. Pero de él sabemos muchas más cosas contadas
no solamente por Lula sino por sus familiares y amigos. Y si bien es cierto que
ninguno de ellos sospechó que pudiese ser un «no-humano» sin embargo no dejaban
de extrañarse mucho ante sus raras cualidades.
Ya le dije al lector cómo mi oportunidad de haberlo conocido personalmente se
frustró, al no haber él querido asistir acompañando a Lula a una velada en casa de un
amigo, en la que yo hablé sobre temas de los que seguramente él sabía mucho más
que yo. No era partidario de frecuentar reuniones ni de hacer nuevas amistades. Pero
si alguna vez acudía a una reunión, casi seguramente se convertía en el centro de
atracción y en el animador de la charla. Daba la impresión de que sabía de todo, y no
con un conocimiento superficial, sino descendiendo a detalles propios de un
profesional en la materia.
Las cosas por las que un estudioso de estos temas hubiese podido sospechar que
se trataba de un «no-humano» son muchas, y Lula las guarda muy bien en su
memoria, tal como me las contó en una larga conversación que tengo grabada en
varias cintas magnetofónicas.
Tras de su boda con Jorge y en su trato íntimo con él, Lula comenzó a descubrir
cosas que la llenaban de asombro cada día.
Estas extrañas cualidades de su marido no sólo no impedían que estuviese muy
unida a él sino que me confesó que llegó a estar completamente enamorada.
—Como marido era perfecto. Me trataba con gran cariño y al mismo tiempo con
un gran respeto. A veces me miraba como si yo fuese una niña y en realidad yo así
me sentía viendo su gran superioridad en todo.
—Con mis dos hijos (habidos en el primer matrimonio) era un padre ideal. Creo
que los entendía mejor que yo. Ellos lo querían mucho y al mismo tiempo lo
respetaban. Él les adivinaba por completo sus necesidades y sus deseos.
Llegó un momento en que ante tantas cosas extraordinarias que Lula veía hacer a
su marido no sabía qué pensar. Nunca llegó a pensar que fuese «extraterrestre»
—término que entonces estaba en Venezuela muy de moda— pero en más de una
ocasión le preguntó medio en broma medio en serio de dónde era o de dónde había
venido.
Él le decía siempre lo mismo: era un descendiente de italianos que habían venido
a Sudamérica en busca de mejores oportunidades de vida. En efecto, él usaba un
apellido italiano bastante corriente en Argentina. Y cuando Lula se ponía
impertinente instándole a que le dijese quiénes eran sus padres y dónde había
adquirido tantos conocimientos y tantas facultades, él decía que no fuese tan curiosa
y con alguna broma salía del paso. Pero nunca dio a entender que él no fuese
humano. Más bien trataba de hacer creer que lo era y en cierta manera procuraba
adelantarse a las pequeñas dudas que ella pudiese tener ante actuaciones suyas que
superaban todos los límites humanos.
Su vida era en ciertos aspectos normal pero en otros distaba mucho de serlo. La
fuente de sus ingresos era una compañía de importación y exportación de libros que
tenía un local y unos cuantos empleados. Jorge la atendía como algo secundario en su
vida y daba la impresión de que le importaba poco si le iba bien o mal, aunque a él
nunca le faltaba dinero ni se quejaba de apuros financieros.
Sus cualidades extraordinarias lo eran tanto en lo psíquico como en lo físico. En
cuanto a lo primero, usaba la precognición como algo normal. En muchas ocasiones
preveía y predecía lo que iba a pasar y atenía a ello su conducta, dejando de hacer
cosas que hubiese hecho o adelantándose a hacer algo que luego, a causa de los
acontecimientos previstos, no iba a poder hacer.
Los hechos que podría narrar son muchos. Cierto día en que iban por la carretera,
conduciendo Jorge, repentinamente éste comenzó a decirle a Lula de una manera
apremiante y refiriéndose a un camión que iba como a doscientos metros delante de
ellos, en una gran bajada:
—¡Fíjate en aquel camión! ¡Fíjate bien!
Lula clavó los ojos en el camión. Pasaron unos largos instantes y al no ver en él
nada de particular le preguntó intrigada:
—Yo no veo nada. ¿Qué es lo que pasa?
—¡Fíjate! ¡Va a chocar!
Todavía pasaron unos instantes hasta que, repentinamente, saliendo de un costado
de la carretera, apareció un coche contra el que el camión, a pesar de haber frenado
violentamente, se dio un tremendo topetazo, volcándose posteriormente. Fue un serio
accidente, en el que de haber proseguido Jorge con la velocidad que traía se hubiese
visto involucrado, pues estaría rebasándolo en aquellos momentos.
¿Cómo supo él que el camión iba a chocar sin que hubiese signo alguno de que
iba a aparecer el otro vehículo por el costado?
Incidentes como éste, Lula puede contar un sinnúmero.
—A veces, cuando íbamos a gran velocidad por la carretera, él paraba
violentamente, y cuando yo le preguntaba asustada qué pasaba, me contestaba con
gran tranquilidad: «Iba a romperse tal cosa.» Se bajaba; levantaba la tapa del motor,
lo arreglaba rápidamente y seguíamos el viaje.
Su manera de conducir el automóvil hubiese sido suicida en un ser humano
normal. Más que correr, volaba. Lula, al principio, se resistía a viajar con él por el
pánico que pasaba, temiendo que en cualquier momento se iban a estrellar. Le rogaba
que fuese másdespacio. Él obedecía por un tiempo y en parte, diciendo siempre que
no tuviese miedo, que no pasaría nada.
Pero al cabo de un rato ya el coche iba de nuevo lanzado a cerca de doscientos
por hora y en malas carreteras. Tan normal era esto, que Lula llegó a acostumbrarse y
sobre todo después de haber sido testigo repetidamente de cómo él sabía sortear las
situaciones más difíciles y salía siempre indemne en donde otros conductores
hubiesen perecido.
Daba la impresión de que las distancias se acortaban y Lula me ha asegurado que
en varias ocasiones hicieron el viaje de Caracas a Barquisimeto en tres horas, cosa
completamente imposible para un conductor normal. Además ella se asombraba
cómo un coche de tan poca potencia —un «Valliant»— era capaz de desarrollar tan
tremendas velocidades y durante tanto tiempo seguido.
En cuanto a sus cualidades físicas daba la impresión de haber sido criado en el
agua y de pertenecer a este elemento.
—Cuando íbamos a la playa, era un espectáculo verlo nadar. En los días de mayor
marejada y cuando nadie se atrevía a entrar en el agua por la fuerte resaca y por la
violencia de las olas, Jorge con toda tranquilidad se adentraba en el mar,
desapareciendo debajo de las grandes olas y reapareciendo entre un mar de espuma
cada vez más lejos de la costa.
»Al principio yo me asustaba mucho pero ante la seguridad que él mostraba y
viendo que siempre regresaba sin haber tenido ningún problema llegué a prescindir
de sus entradas y salidas en el mar. En alguna ocasión, viéndolo uno de los salvavidas
frente a la playa de un hotel entrar en un mar muy agitado y adentrarse aguas adentro,
corrió hacia mí, sabiendo que yo era su esposa y me dijo que aquello era una locura y
que le hiciese señas para que volviese inmediatamente porque estaba en un gran
peligro. Yo lo tranquilicé y le dije que no se preocupase por que mi marido era un
auténtico pez y había hecho eso mismo en muchas otras ocasiones. Él no lo podía
creer y se alejó protestando que él no tendría ninguna responsabilidad si pasaba algo.
»A veces tardaba horas en volver sin que yo lo pudiese ver en ninguna parte, aun
buscándolo con anteojos de larga vista. A veces lo veía a más de un kilómetro mar
adentro regresando hacia la playa nadando a buena velocidad, en sitios en donde
abundan los tiburones. Yo de ordinario tomaba mi baño y luego me sentaba
tranquilamente a leer para lo cual ya iba bien preparada pues sabía que mi espera
podía ser larga.
»Cuando llegaba venía hacia mí, me hacía alguna caricia y me preguntaba
mimosamente cómo lo había pasado y comenzaba la segunda parte del espectáculo
aún más extraordinaria que la primera y por lo menos mucho más visible. Con
frecuencia, las personas que habían caído en la cuenta de que aquel hombre había
desafiado por más de dos horas la furia de las olas en los días en que nadie bajaba a la
playa, se acercaban para verlo de cerca, pero se quedaban aún más pasmadas cuando
lo veían practicar rutinariamente su ejercicio que podríamos llamar «posnatatorio».
»Solía decirme: «Lulita, me voy a calentar un poco.»
Y comenzaba a correr a todo lo largo de la playa. Primero comenzaba trotando a
grande zancadas, pero paulatinamente su velocidad se iba incrementando hasta ser
comparable a la de un caballo de carreras a todo galope. La gente, desde el malecón y
desde la carretera que corría paralela a la playa, se quedaba pasmada ante «aquello»
que veían pasar a toda velocidad y recorrer los dos o tres kilómetros de playa en
menos de dos minutos.
Al llegar a las rocas del extremo y sin detenerse absolutamente nada, volvía para
atrás y hacía el mismo recorrido a la misma velocidad. Recorría la playa varias veces
en ambas direcciones y era tan llamativo que los automóviles se detenían para verlo y
la gente se bajaba y se acercaba a la arena para ver de cerca a quien corría a tal
velocidad.
Todo lo que le diga en este particular es menos que la realidad.
Lula sigue contando, y aunque han pasado unos cuantos años y Jorge ya no está
en este mundo, se le nota todavía un entusiasmo cuando recuerda las hazañas del que
fue su compañero perfecto.
—Y fíjese que esto lo hacía un hombre que acababa de estar dos horas o más en
agua fría del océano nadando sin parar y además lo hacía alguien ¡que no tenía
pulmones!
Esta afirmación de Lula me hizo arquear las cejas. Ella, dándose cuenta de mi
extrañeza, me dijo que me explicaría un poco más tarde cómo supo semejante extraño
detalle de su anatomía.
Me extrañó que me dijese que tenía una foto de Jorge. Como ya he dicho, a estos
individuos venidos de otras dimensiones no les gusta que los fotografíen y se las
ingenian para que nadie lo haga, y si lo hace, para que no salgan las fotos. Aunque la
verdad es que tener una sola fotografía de un marido tan querido es más bien algo
extraño, cuando lo lógico es tener varias docenas de ellas en todas las posiciones y en
diversas épocas.
Pero se ve que Jorge hizo una excepción y creyó que ya era suficiente el dejarle
una a su mujer. En muchísimos otros casos en que ha habido una gran unión entre un
«no-humano» y un humano, aquél, a pesar de la amistad, no ha querido dejar ni
permitir foto alguna a su amigo o amiga.
Naturalmente le pedí que me la dejase ver. Jorge aparece en ella sentado, con sus
largas piernas cruzadas y no completamente de frente, sino vuelto de medio lado, de
modo que no se le ven los ojos. Da la impresión, una vez más, de que no quiso que la
cámara fotográfica lo enfocase de frente y le tomase los ojos. Por lo demás, sus
facciones no tienen nada de extraordinario. Se diría de él que podría tener algo de
sangre india por el tono del color de su piel y por su pelo negro. Lula, con toda razón,
guarda su única foto como un tesoro.

El lector estará intrigado por saber cuál fue el fin de la unión de Jorge con Lula,
una vez que hemos dicho en líneas anteriores que Jorge ya no estaba en este mundo.
Al poco de su matrimonio, Jorge empezó a quejarse de la gran contaminación del
aire que respiraba. Decía que aquello perjudicaba mucho a su salud. Lula le sugirió
que comprasen una casa en las afueras de la ciudad, donde el aire era mucho más
puro. Jorge, incomprensiblemente para Lula, replicaba: «No es el aire de la ciudad
propiamente lo que me hace daño. Es la atmósfera.» Lula no entendía la distinción
por aquel entonces.
A causa de esta «contaminación de la atmósfera» Jorge a veces se sentía muy mal.
Se ponía cianótico y se tumbaba en la cama cuan largo era, quedándose
completamente inmóvil un buen rato.
Entonces echaba mano de un frasquito que portaba siempre consigo, lo destapaba
y se lo llevaba a la nariz, permaneciendo así por unos instantes. Cuando retiraba el
frasquito y lo tapaba, se incorporaba en la cama y era como si hubiese resucitado;
hablaba con toda normalidad y nadie hubiese dicho que un minuto antes había dado
señales de estarse muriendo.
Antes de seguir adelante diremos que este misterioso frasquito sirvió en más de
una ocasión para que Lula probase la capacidad de clarividencia de su marido. Éste le
había dicho muy amablemente que si alguna vez veía el frasquito en algún sitio (cosa
muy improbable porque Jorge lo llevaba siempre consigo) no cayese en la tentación
de abrirlo y menos de olerlo. Y esto sin ninguna excepción. Se lo hizo prometer y
Lula se lo había prometido de todo corazón, y así lo cumplía las escasísimas veces
que tenía ocasión de faltar a su palabra.
Pero como los humanos somos como somos y según dice el refrán «la tentación
hace al ladrón», en cierta ocasión en que Jorge se hallaba tumbado en la cama de su
habitación. Lula entró en el cuarto de baño y vio encima del lavabo al intrigante y
diminuto frasquito. Aunque el propósito de cumplir la promesa que le había hecho a
su marido era firme, no dejó de pasarle por la mente qué misteriosa sustancia podría
haber en tan pequeño pomo que era capaz de realizar los milagros que ella había
presenciado tantas veces.
Lo tomó en sus manos y lo estaba observando con atención cuando oyó la voz de
Jorge que decía:
—Lulita, ¿qué estás pensando? Tráeme el frasquito y déjate de pensar cosas.
Las dificultades respiratorias de Jorge fueron haciéndose cada vez más frecuentes
y graves. Nunca siguió las sugerencias de Lula para que fuese a un especialista y
jamás se dejó de ver por un médico.
Tenía algo de alergia a los galenos y en casa él era el que curaba las pequeñas
dolencias de los niños y las suyas propias excepto aquellas que tenían que ver con la
respiración. Su afección no era precisamente asma o algo por el estilo; él se quejaba
siempre de lo mismo: el aire de la atmósfera era malo para él aunque no estuviese
contaminado por humos y gases.
Un buen día, tras varios ataques de los que salió de la manera acostumbrada, cayó
en una especie de coma del que parecía ya no iba a salir, pues pasaba el tiempo y no
recobraba el conocimiento ni daba señales de vida tal como en tantas ocasiones había
hecho. Ante esto, Lula llamó a una ambulancia y lo trasladaron por primera vez a una
clínica.
Allí, ante los síntomas que Lula les explicó a los doctores, le hicieron una
radiografía pulmonar. Cuando la vio el médico, increpó al técnico de rayos X y le dijo
que se fijase mejor en lo que hacía, pues aquella placa estaba muy deficientemente
tomada y no servía para nada. El técnico se defendió y dijo que la había hecho con el
mayor cuidado y que eso era lo que salía. Cuando le tomó la segunda fue el propio
técnico el que se sorprendió al ver que la placa era completamente anormal. Le sacó
otra y otra más hasta que el mismo doctor se convenció de -que aquel sujeto no tenía
pulmones.
Lo único que se veía en la esquina inferior de la placa era un raro tejido que no
tenía nada que ver con los pulmones humanos. Varios doctores, extrañadísimos ante
lo que veían por primera vez en su vida, contemplaron con detenimiento las placas y
con toda seguridad tomaron la determinación de asistir a la autopsia de aquel hombre
en caso de que muriese, para ver cómo había podido oxigenar su sangre careciendo
de pulmones.
Pero aquel individuo estaba aún vivo.
En la habitación de la clínica, Lula no se separaba de él, ayudándole a veces su
madre y una enfermera particular. Una vez ingresado allí nunca recobró el
conocimiento. Su respiración se fue haciendo más fatigosa, hasta que en presencia de
uno de los médicos que lo atendía dejó de respirar. El doctor, intrigadísimo ya por lo
que había visto en la radiografía, le tomó todas las constantes vitales y se cercioró
bien de que efectivamente el paciente había muerto.
Lula, siguiendo instrucciones que Jorge le había dado, no permitió que le hiciesen
la autopsia, quedándose los médicos con el deseo de ver en directo la extrañísima
anomalía que habían detectado en las placas.
Poco antes de que sucediese el desenlace, el lecho había sido separado unas dos
cuartas de la pared, para que Lula pudiese estar al lado de la cabecera sin molestar al
doctor y a la enfermera que lo atendían desde el otro lado.
Cuando Jorge, según el médico, había expirado, Lula se abrazó a su cuello y
estuvo así un buen rato. Aceptado ya el trance y repuesta de la primera emoción se
incorporó dispuesta a salir del estrecho pasillo en que estaba contra la pared y pasarse
al otro lado. Al querer salir por el fondo de la cama que distaba unos veinte
centímetros de la pared, se enredó con las sábanas y colchas y por más que lo
intentaba no lograba desenredar el compacto nudo que habían formado.
Cuando trato de apartarlas se encontró con que lo que le impedía salir no eran las
colchas y sábanas enredadas, sino los pies de su marido, que llegaban hasta la pared.
Se fijó en la cabeza y ésta daba contra la cabecera de la cama.
¡Jorge había crecido, a raíz de su muerte, en cinco o siete minutos, veinte
centímetros!
El cadáver tenía bastante más de dos metros de altura. Los médicos tuvieron de
nuevo ocasión de ver que en cuestión de anatomía y salud no todo está dicho en sus
manuales.
En cuanto al misterioso frasquito de que hemos hablado en líneas anteriores,
sucedió con él algo muy raro. Muerto ya Jorge, el frasquito estaba, como de
costumbre, encima de la mesilla de noche al alcance de su mano. Pues bien, en un
momento, sin que nadie lo tocase, como obedeciendo a una orden, comenzó él solo a
elevarse lentamente, a la vista de todos los que allí estaban (que luego no tuvieron
dificultad en dar testimonio de ello) y una vez en el aire, a una altura como de dos
metros, se destapó por sí solo y todos vieron salir de dentro una especie de vapor que
se disipó en el aire.
A continuación, obedeciendo ya a la ley de la gravedad, cayó violentamente en
vertical al suelo en donde se rompió en mil añicos. Cuando los presentes se inclinaron
para ver qué había quedado del frasquito, por más que se arrodillaron para buscar los
fragmentos, no fueron capaces de hallar ni uno solo.
Tal como Lula cuenta, si nos pusiésemos a recordar anécdotas extrañas de la vida
de Jorge no acabaríamos, pues en mil ocasiones sorprendía a los presentes haciendo
con toda naturalidad cosas que a todas luces superaban las capacidades humanas.
Muchas veces la gente, por educación o por falta de confianza, disimulaba como que
no se daba por enterada. Pero Lula pudo ver en incontables ocasiones cómo los
presentes, sin decir nada, ponían cara de asombro cuando Jorge les adivinaba el
pensamiento o hacía ante ellos como cosa normal algo que a todas luces era
imposible.
Meses antes de su fallecimiento en la clínica, Jorge había comenzado a decirle a
Lula que «se iría pronto». Nunca habló de morirse y cuando Lula, angustiada ante su
frase cabalística de «irse pronto», le preguntaba qué quería decir con ello, él siempre
contestaba repitiendo la misma frase y con evasivas.
Los últimos días, cuando ya él se encontraba muy mal por sus problemas «con el
aire» —como él decía—, había contratado a una enfermera que fue la que lo atendió
también en el hospital. A esta misma enfermera él le había dado instrucciones
precisas «para cuando se fuera». La primera de todas fue mandarla a comprar unas
vendas anchas y largas por el estilo de las que vemos en las momias de los faraones.
Además de esto había instruido muy bien a su esposa de lo que tenía que hacer
con su cuerpo cuando llegase el momento de irse. Le dijo que le cruzase los brazos
plegados encima del pecho y que en cada mano cerrada le metiese siete monedas de
plata. En esta posición tenían que envolverlo en las largas vendas que había mandado
comprar a la enfermera y que en el momento de su muerte ya estaban en poder de
Lula. Así fue cómo lo amortajaron, quedando todo envuelto en las vendas al modo
como vemos a las momias de los faraones.
Entre esto y la exagerada longitud del ataúd, el aspecto que ofrecía cuando estaba
tendido en la funeraria era, al decir de los que lo visitaron, realmente impresionante.
Todos estos hechos sucedieron hace ocho años y Lula me dijo que tenía el deseo
de exhumar los restos de Jorge una vez que ya ha pasado el tiempo que la ley exige
para poder hacerlo. Pero hablando más propiamente, Lula cree que no se va a tratar
de una exhumación normal porque tiene la certeza, a lo que parece basada en algo
que Jorge le dijo, de que cuando se abra el féretro no se va a encontrar absolutamente
nada dentro.
Hace algo más de un año el autor tenía una cita con Lula para asistir a la
exhumación de los restos de Jorge, pero Lula no se presentó. Y ésta es la parte
siniestra o por lo menos incomprensible que tantas veces acompaña o culmina las
relaciones de los «dioses» con los mortales.
Lula ha desaparecido o por lo menos se ha perdido de vista para todos aquellos
que la conocen desde hace mucho tiempo.
En compañía de dos amigos que la conocen desde hace muchos años y que
conocieron también a Jorge, dediqué una tarde entera a ver si daba con ella en la
ciudad de Caracas. Intentamos contactar con su madre y con viejas amistades y no
pudimos conseguir ninguna pista. Nadie sabe dónde se ha metido, aunque conociendo
su manera de actuar no sería raro que se hallase en alguna extraña aventura por
Egipto o por el Oriente Próximo, en la que le sucederán fenómenos tan raros e
inexplicables como le sucedieron en alguna otra previa.
La causa de este viaje puede haber sido alguna «aparición» de Jorge diciéndole
que dejase todo y fuese a donde él le indicaba, tal como sucedió cuando nos vimos
por última vez en Madrid, allá por el 1983.
Según Lula, tiempo antes de que nos viésemos, cierta noche se despertó como si
alguien la estuviese llamando, y al abrir los ojos vio al lado de ella la cara de Jorge.
Internamente sintió que le hablaba y le decía que se fuese de Madrid y que regresase
a su tierra, pues allí tenía una misión importante que hacer. En cuanto percibió estas
palabras, la visión se desvaneció.
La orden de Jorge no era nada fácil de cumplir, ya que por aquel entonces Lula
estaba viviendo con sus hijos en Madrid, en donde tenía un trabajo muy bueno y muy
bien remunerado, y en contraste en Caracas no tenía nada seguro y le sería muy
difícil encontrar algún trabajo tan bueno como el que tenía en Madrid. Sin embargo,
ante una orden tan explícita y dada de una manera tan «sobrenatural», no dudó;
renunció a su trabajo, desmontó el piso bueno que tenía en un barrio elegante de
Madrid, cerca del estadio Bernabeu, y se fue a vivir a Caracas.
Y aquí fue donde empezaron las tribulaciones de Lula.
Desde que llegó, las cosas comenzaron a irle mal. En primer lugar no pudo
encontrar ningún trabajo que pudiese compararse al que tenía en la capital de España,
y en realidad no encontró ninguno que valiese la pena, de modo que comenzó a tener
dificultades económicas de las que había estado libre hasta entonces.
Además tuvo problemas de salud, y lo que fue peor, tuvo ciertas contrariedades
familiares serias en las que estuvo envuelto uno de sus hijos, que le causaron mucha
angustia y problemas incluso con la justicia, por lo que tuvo que gastar en esto
bastante dinero.
Como resultado de todas estas tribulaciones, y creo que también en parte al no
poderse explicar el abandono de Jorge, ya que por ninguna parte se veía la misión de
que le había hablado, Lula desapareció de la escena y no se pudo proceder a la
exhumación del cadáver de aquél. Sin embargo, no desespero de poder asistir algún
día a ella y cerciorarme por mí mismo de que allí no hay nada, tal como Lula asegura
que sucederá.
Una explicación ante un desenlace tan inesperado, podría ser ésta: el Jorge de la
aparición no era el mismo que había convivido con Lula; era una entidad entrometida
que jugó con la credulidad y los sentimientos de Lula.
Ésta, a mi manera de ver, fue demasiado ingenua ante una petición tan irracional e
ilógica como era la de abandonar Madrid cuando tan bien ubicada estaba en
compañía de sus hijos. Cuando me comunicó su deseo de levantar la casa e irse para
Venezuela sin tener allá nada fijo y con las condiciones sociales y económicas en
franco deterioro en aquel país, mi reacción fue negativa. Pensé que yo en su caso no
lo haría sin asegurarme primero de que no estaba dando un salto en el vacío, como en
realidad así ocurrió.
El «no entregar la mente por completo a nadie» tal como aconsejo en
Defendámonos de los dioses es algo que todos los contactados deberían tener siempre
muy presente y que desgraciadamente no tienen, por estar de ordinario sus mentes
completamente dominadas. Lula estaba totalmente decidida y segura de lo que iba a
hacer y le parecía además que si no lo hiciese estaría en cierta manera siéndole infiel
a Jorge.
Por eso preferí no entrometerme ni sembrar dudas en lo que estaba decidida a
hacer, respetando su decisión equivocada. Aparte de que no tenía idea de cómo iban a
salir las cosas. Sin embargo, el hecho de que Jorge le dijese que «tenía una misión
que cumplir en Caracas» me puso bastante en guardia.
Siempre que oigo a un contactado decir que le han comunicado que «tiene una

misión que cumplir» sospecho que hay una trampa y que los que se están
comunicando con él no son de fiar. Parece ser que algunas de estas entidades tienen
una compulsión a hablar a sus elegidos de «misiones que cumplir» o de que «les son
necesarios».
Y también podría ser que estos mensajes fuesen sólo una técnica para, apoyados
en la psicología humana, adquirir un mayor dominio sobre sus mentes.
Creo que nunca se insistirá demasiado con toda clase de místicos, contactados y
psíquicos, que tienen que estar siempre muy en guardia contra la injerencia de estas
«entidades burlonas» — recordemos las actividades de los jinas— que saben
camuflarse muy bien en lugar de otras y dar la impresión de ser las originales.
El lector estará preguntándose hasta qué punto son creíbles todas estas cosas. Pero
por otro lado me imagino que si ha llegado hasta aquí en la lectura de este libro, ya
debe de estar curado de espantos y con una mente más dispuesta a admitir hechos
semejantes, que si fuese la primera vez que oye cosas tan fuera de lo corriente. A lo
largo del libro habrá ido viendo que en el mundo suceden cosas, pequeñas y grandes,
que distan mucho de ser corrientes.
En cuanto a los sucesos narrados en este capítulo, si bien es cierto que Lula es la
principal fuente de información, el hecho de haber sido Jorge una persona que vivió
con gentes conocidas y en una localidad específica, hace que no estemos tratando de
conjeturas o de ideas abstractas sino de sucesos concretos.
Además, para avalar algunos de estos hechos y en concreto el del crecimiento
repentino del cadáver de Jorge y lo ocurrido con el famoso frasquito a la hora de su
fallecimiento, están los testimonios de la enfermera que lo asistió, de la madre de
Lula y de uno de los médicos que estaba presente cuando sucedió el hecho.
Yo no pude ser testigo directo de ninguno de estos hechos extraordinarios y tengo
que conformarme con los relatos de estas personas, y en especial con los de Lula, a la
que conozco suficientemente como para poder asegurar de ella que es una mujer seria
sin deseo alguno de protagonismo. Obviamente no gana nada con todo lo que me ha
contado y más bien se expone a ser el blanco de comentarios y de investigadores
indiscretos, por lo que me rogó que no dijese su nombre completo ni diese
demasiadas pistas concretas para no ser fácilmente localizable.
Por desgracia, hoy esto se ha cumplido de por sí y Lula está ilocalizable incluso
para los que somos sus amigos.
Ojala que sólo sea temporalmente y pronto pueda asistir con ella a la exhumación
del cadáver de su marido, para ser testigo directo de su tumba vacía.


Francisco Martinez

62 Blog Publicaciones

Comentarios
monic 19 semana/s

gracias.