CODEX ALIMENTARIO

Rastreo del código alimentario.

Esta es una investigación personal que hice hace aproximadamente una década, y que ahora encontre oportuno compartirlo en este espacio. Aclarar que es información de terceros donde intercale observaciones personales según iba armando las piezas del puzzle que se iban revelando.

 

National Assosiation of Nutrition Professionals (NANP-Conference 2005)

“Déjenme aclarar que absolutamente nada de lo que estoy diciendo es exagerado, esta distorsionado o procede de la imaginación. Todo lo que les voy a decir está documentado. El que controla los alimentos, controla el mundo. Bien, ellos dijeron en 1962 que estaban trabajando en la implementación mundial del “código alimentario” para el 31 de Diciembre de 2009.

El comité del código alimentario está administrado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Ellos mismos financian el código y lo ejecutan por medio de la ONU, es decir estos son el padre y la madre del código alimentario.

En 1994 el código era desconocido prácticamente en este país (U.S.A), y sin previo aviso se declaró que los alimentos eran tóxicos, que eran puro veneno. Entonces se dictó que cada vaca en el planeta debía ser revisada y tratada con una hormona recombinante de crecimiento, propiedad de la compañía MOSNANTO/BAYER. Más eso no lo es todo, de acuerdo con el código cada animal usado como alimento en el planeta debe ser tratado con antibióticos subclínicos y con hormonas exógenas de crecimiento.”

Con estas declaraciones descubrí que había un código alimentario implantado por todo el mundo, y eso me resulto muy extraño, así que comencé una investigación del porqué de ese código, como lo introdujeron y como nos afectaba a la salud. Tras mucho investigar halle con los estudios de un biólogo doctorado en la universidad de Harvard llamado Nasif Nhale, este exponía sus personales estudios e investigaciones al respecto, siendo estas las más coherentes que descubrí.

 

ENCEFALOPATÍA ESPONGIFORME BOVINA (EEB)

“1994, North Wales, Inglaterra. Victoria Rimmer, una joven campesina de 16 años empezó a sufrir de fuertes dolores de cabeza, confusión mental, paresias, vértigo, pérdida de la memoria y demencia. Los médicos concluyeron que Victoria Rimmer moría por la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ).

Al principio el Ministerio de Salud de Inglaterra negó la causa de la enfermedad de Victoria; pero, ante las aplastante evidencia, tuvo que reconocer que Victoria Rimmer había sido contagiada con Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), misma que había adquirido a través de carne de res contaminada.

Después de este caso, los decesos debidos a la enfermedad en humanos se multiplicaron. Los científicos de todo el mundo se mostraron confusos. Siempre se había pensado que la EEB no constituía ningún peligro para el hombre porque aparentemente la enfermedad se derivaba de otra enfermedad similar en ovejas y cabras llamada “Scrapie”, y esta enfermedad no podía ser transmitida a los humanos, así que decidieron publicar que se trataba de una variante de la ECJ, a la cual denominaron ECJ-2.

Para 1996, en Inglaterra ya habían muerto doce personas con los mismos síntomas. El Ministerio de Salud tuvo que admitir que desde 1990 más de 180 personas habían muerto por la hasta entonces refrendada “enfermedad ignota”.

El público Inglés y el resto de los europeos exigieron mayor transparencia al Ministerio de Salud de la Gran Bretaña. Los funcionarios no tuvieron más remedio que revelar la terrible verdad. No se trataba de la Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, tan conocida desde mediados del siglo 18, sino de una enfermedad exclusiva del ganado bovino, el Mal de las Vacas Locas, o Encefalopatía Espongiforme Bovina, registrada desde 1986.

Entretanto, biólogos y patólogos europeos habían descubierto algo terrible, la Enfermedad de las Vacas Locas no era provocada por virus, bacterias, hongos, o cualquier otra forma de microorganismo conocido. Sin embargo, ellos sabían que la infección se adquiría por la ingesta de carne de res, por transfusiones de sangre, por implantes de córnea, y por inyecciones de la Hormona del Crecimiento, pero no encontraban al agente causal.

¿Cuál era el factor causante de la enfermedad?

Entonces, se descubrió que la transmisión de la enfermedad podía ocurrir de las ovejas al ganado vacuno y viceversa. Al indagar sobre esta forma de contagio, se “descubrió” el factor causal, el cual no era cualquier tipo de parásito conocido, sino simples proteínas, o mejor dicho, fragmentos anormales de una proteína celular normal (PrPC), llamados priones (PrPSC).

Los priones del tejido nervioso de un animal infectado se transmiten al animal sano a través del alimento. Una vez dentro, los priones son transportados al cerebro del animal (y esto incluye al animal humano) y transforman la proteína celular normal PrPC en la proteína del prión PrPSC. Al acumularse los priones en el tejido nervioso del cerebro, las células invadidas mueren mediante el proceso de apoptosis, o muerte celular programada. Al observar un cerebro macroscópicamente, éste se encuentra con muchas perforaciones pequeñas, como las perforaciones de una esponja. Por ello, la enfermedad se ha llamado Encefalopatía Espongiforme Bovina.

Encefalopatía significa “enfermedad del cerebro”, Espongiforme significa “con apariencia de esponja” y Bovina significa que pertenece al ganado bovino. Sin embargo, esto último no es muy exacto que digamos, pues ya hemos visto que la enfermedad puede ocurrir en humanos, además de otros mamíferos, como ciervos, alces, monos, gatos, etc.

¿Cómo llegaron los priones a brincar desde las ovejas para infectar a las vacas, y de las vacas a los seres humanos?

La enfermedad de las vacas locas se conocía desde 1986, y desde entonces YA SE SABÍA que los priones eran los causantes de la enfermedad. SIEMPRE SE SUPO que lo que los ganaderos creían sobre los insecticidas y herbicidas como causantes de la enfermedad era falso.

TAMBIÉN SE SABÍA que los priones infectaban a los animales sanos a través de la alimentación antinatural que se le suministraba al ganado.

Pero lo más sorprendente, y quizás sea algo que le provoque a ira, es que el alimento con el cual los ganaderos nutrían y siguen nutriendo a su ganado está hecho con una mezcla de vegetales, minerales y de... ¡CARNE DE OVEJA Y DE RES! O sea, que los ganaderos en todo el mundo han obligado a esos infortunados animales no sólo a ser carnívoros, sino ¡caníbales! para hacerlos más productivos, a más corto plazo y a un más bajo precio.

El alimento para el ganado, ovino o vacuno, es fabricado con desechos de carne de oveja y de res, como huesos, tejido nervioso y músculos, de tal forma que los mercaderes del alimento aprovechan al máximo los derivados de los animales.

Al fabricar el alimento llamado “Offal” se emplean desechos de carne de res y de oveja. El Offal se da a las vacas para que éstas engorden y crezcan rápido. Así, la enfermedad en las ovejas (scrapie) pasó a las vacas (mal de las vacas locas), y de las vacas a los seres humanos (¿Creutzfeldt-Jakob? No lo dudo).

La carne de un animal enfermo que contiene priones es servida como alimento a los animales sanos. Consecuentemente, esos animales, vacas o humanos, también se verán con sus tejidos nerviosos infectados por priones.

Tal vez los ganaderos modernos ya no quieran trabajar como hombres reales. Después de todo, qué flojera tener qué cortar pastura para los animales. Cuando aún era niño, mis padres me enseñaron a ordeñar a nuestras vacas a mano, y a conseguirles y suministrarles sus alimentos. Todo era natural, pues el alimento para nuestros animales consistía en pastura y granos cultivados en forma natural, regados con agua de lluvia o de pozo, no con aguas negras, y consumidos el mismo año de la cosecha, no almacenados por años. La leche de vaca no sabía ni olía a agua estancada (¿Lo ha notado?), y de paso nos evitaba muchas enfermedades.”

Nota: No comparto muchos postulados de Nasif Nhale, pero sí que este me pareció muy interesante. Aquí su página  http://www.biocab.org/Index.html

Esta realidad me llevo a enlazar que en 1997 hubo un primer virus de gripe aviar, perjudicando el animal de pluma, y si decian que si este era consumido también afectaba a los humanos y a otros mamíferos. México, 2009 se detectó un virus a los cerdos A (H1N1) “gripe porcina”, no era el primer caso de este mismo virus ya que en 1976 soldados de Estados Unidos morían a causa de este padecimiento. El virus A (H1N1) comenzó entre los cerdos principalmente por las enfermedades padecidas previamente en las nefastas y nauseabundas condiciones de sus criaderos, también del trato inhumano al que estuvieron expuestos causándoles graves infecciones. Aunque lo más sorprende es que todo iba relacionado con la implantación del códex alimentario en todos los productos, incluso en el agua que bebemos al ponerle flúor.

Ya en 1962 se estaba implementando el código alimentario mundial, entonces solo se siguió el plan determinado. Esto fue una cosa relativamente fácil, por generaciones se iba infectando todo el ganado que consumía el humano para implantar leyes mundiales sobre su obligada vacunación, que es un negocio causante de enfermedades a los animales y a los humanos, entonces se sumaron también los transgénicos. Aquí claramente están casi todas las estrategias de control de masas, 1-estrategia de distracción, 2-crear problemas y luego ofrecer soluciones, 3-estrateguia de gradualidad, aplicarla en cuentagotas durante un largo periodo de tiempo, 4-estrategia de diferir, aplicarla como dolorosa y necesaria, 6-utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión, 7-mantener al público en la ignorancia y la mediocridad, 9-reforzar la auto-culpabilidad, 10-conocer a los individuos mejor de lo que ellos se conocen.

 


Octavi San

3 Blog Publicaciones

Comentarios