Dicen que es más feliz quien menos necesita... y estoy de acuerdo, pero también es más feliz quien sabe valorar lo que le trae el presente, lo ama y lo disfruta. Puede que en gran parte ahí resida el secreto de la sabiduría. Así que os dejo este presente.