Se debe ejercer la solidaridad contra los adversarios que hoy gastan grandes cantidades de dinero y destruyen y dilapidan los recursos naturales y condenan a muerte a los habitantes de la tierra. En la lucha contra el adversario hay un arma a la que no hemos renunciado, la única arma que tenemos, que es nuestro gente. Nadie luchará por nosotros. Solo nosotros mismos podremos resistir — por la liberación de nuestro gente.

t.me/confederacion1

image